martes, 25 de enero de 2011

Juan Pablo II. El joven que llegó a Papa, de Miguel Álvarez

El 16 de octubre de 1978, a última hora de la tarde, la chimenea de la Capilla Sixtina dejaba escapar una humareda blanca: Karol Wojtila, cardenal arzobispo de Cracovia, con sólo cincuenta y ocho años, una edad extremadamente joven para un papa, se convertía en Juan Pablo II. Era el primer Papa polaco; el primer Papa del Este; el Papa más joven de la historia. Un Papa cuyo pontificado ha removido a la Iglesia y ha cambiado el curso de la historia. Hoy, recién anunciada su próxima beatificación, cristianos y no cristianos, hombres de bien de todo el mundo, le agradecemos su vida y su entrega. En este pequeño libro encontrarás su apasionante historia, la de aquel muchacho polaco que a los veinte años se quedó huérfano de padre y madre, sin hermanos ni familia, en una Cracovia ocupada por los alemanes. Ese joven que trabajó en las canteras de la fábrica Solvay, siempre con un libro en el bolsillo que le permitiera estudiar en los descansos; que fue actor y escritor dramático y un día sintió la vocación del sacerdocio y comenzó a estudiar en el seminario clandestino de Cracovia. El resto de la historia, no te la cuento. Léela, y no te arrepentirás. Acabo con las que quizá sean las últimas palabras que dirigió a los jóvenes, a los que tanto cariño tuvo durante toda su vida. No podía hablar, pero escribió: "Os he buscado; ahora vosotros venís a mí. Os doy las gracias".

0 comentarios:

Publicar un comentario